Un paraguayo en Ciudadela

El estadio de Ciudadela estaba, coquetamente, vestido de rojo y blanco. Lo envolvía un racimo de hinchas que estaban ansiosos por ver a San Martin victorioso. El conjunto dirigido por Osvaldo Bernasconi tenía que hacer un buen papel para lograr los tres puntos. El paisaje tucumano, cercano a Bolívar y Pellegrini, era el ideal. ¡Y claro! Si también se conmemoraba la Batalla de Tucumán donde Manuel Belgrano le devolvió las esperanzas al pueblo ante el avance realista. En este caso, San Martin estaba obligado a actuar como un prócer en la cancha.

El primer tiempo fue un partido de ida y vuelta. El combinado aurinegro  arrancó exigiendo a la defensa sanmartiniana que tenía como estandarte a Alejandro RébolaJuan Pablo Pereyra fue el gran ausente en esta “contienda” en Ciudadela porque la marca apremiante propuesta por San Martín fue eficaz y también por que el “Lungo” no estaba dúctil con el balón. En el mediocampo Lucas Bossio hacia valer su condición de capataz y le ganó el duelo a Casoppero. Las fichas ofensivas presentadas por el Santo eran Facundo Silva y el binomio Velazco-Lenci. Se sabía que Silva debía tomar un papel protagonico por la ausencia de Albano Becica (ex Talleres). De hecho, lo hizo. Pero no estuvieron en su día los delanteros. Si encontró en Diego Galvaliz a su socio por excelencia. El volante por derecha del conjunto de Ciudadela le provocaba dolores de cabeza a la defensa santiagueña, fundamentalmente a Jesús Nievas. El encuentro pasó de un estado de ebullición futbolístico a navegar en un mar de imprecisiones y desprolijidades.

El segundo tiempo, con carnaval  y papeles por doquier, fue la otra cara de la moneda.  San Martín manejo la posesión de balón como quizo. Crecía a grandes ráfagas el protagonismo de Diego Galvaliz y de Facundo Silva, que provocaban peligro por el sector derecho de la defensa aurinegra. El mediocampo le pertenecía  al Señor Feudal Bossio y, a la vez, destruía cualquier intento de reconstrucción por parte de Mitre. Iván Júarez estaba abocado a ayudar ofensivamente y generar oportunidades de gol. El ingreso de Saucedo y Gonzálo Parisi fue el punto de inflexión porque le dio más dinámica al ataque santiagueño. Eso permitió, además, espacios para que Prieto despliegue su mejor fútbol. A los 46 minutos del segundo tiempo se produjo lo indeseable, casi como el efecto que genera un misil de alto alcance cuando impacta en el corazón del villano. Esa fue la manera que los hinchas de San Martín sintieron el gol del paraguayo. La incertidumbre y la bronca formaban alianzas en el inconsciente colectivo de Ciudadela. La sorpresa era otra sensación que formaba parte de ese cóctel explosivo y letal para las aspiraciones de un club histórico como San Martín.

El triunfo de Mitre significó tres puntos cruciales para continuar en la lucha. Fueron tres puntos made in Paraguay.

 SÍNTESIS 

San Martín de Tucumán: Diego Pave; Emanuel Martínez, Alejandro Rébola, Franco Zambrano, Edgardo Díaz; Gerardo Pérez, Lucas Bossio, Matías Galvaliz; Facundo Silva; Maximiliano Velasco y Fabricio Lenci. DT: Osvaldo Bernasconi. 

Mitre: Martín Góngora; Federico Carballo, Luis Maldonado, Jesús Nievas; César Montiglio, Matías Casoppero, Iván Juárez, Santiago Aloi; Jorge Martínez Ramos; Juan Pablo Pereyra y Marco Prieto. DT: Carlos Roldán. 

Goles: 2T, 47’ Marco Prieto (M). 

Cambios: 2T, 20’ Lucas Chacana por Pérez (SM); 23’ Gonzalo Parisi por Pereyra (M); 25’ Lucas Saucedo por Martínez Ramos (M); 26’ Gonzalo Rodríguez por Velasco (SM); 36’ Carlos Chacana por Lenci (SM); 48’ Sánchez por Prieto (M). 

Amonestados: Rébola (SM), Martínez (SM). Casoppero (M), Saucedo (M), Góngora (M). 

Árbitro: Gustavo Fabián (Salta). Cancha: La Ciudadela, Tucumán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>