Los videojuegos son más que entretenimiento

Cada vez más salen artículos que sustentan y reafirman el uso pedagógico de los juegos. A la hora del aprendizaje y, por sobre todo, en el momento de sacar toda la creatividad posible, los videojuegos suelen edificarse como una solución óptima. Además se habla y se discute si actualmente representan el octavo arte (será para escribir otro artículo) ya que es una fuente fiable de negocios, que implica -a su vez- contar con muchos recursos humanos (incluso más que el cine).

Con respecto al primer punto del artículo, puedo agregar que el uso moderado de las distintas plataformas de videojuegos tienen un efecto positivo en nuestro cerebro, por ejemplo: según una revista mexicana de pediatras, los videojuegos permiten la descomprensión y combatir el aburrimiento del ser humano. Además, estimulan el desarrollo de habilidades físicas y mentales tales como el mejoramiento de la coordinación ojo/mano; ejercita la capacidad del entendimiento y procesamiento de situaciones complejas, es decir tener la habilidad de resolver y tomar decisiones en un lapso corto de tiempo. Para ser claro, en Inglaterra se implementa el uso de aplicaciones de management deportivo, tendientes a favorecer el aprendizaje sobre la gerencia deportiva y el mundo de los negocios.

La socialización de los niños es un atributo o, mejor dicho, un elemento imprescindible en el análisis de los videjuegos. Otra cuestión que es importante soslayar es de qué manera el nivel de violencia influye en los niños. Podemos decir que éste es un aspecto negativo de este octavo arte.

Mas allá de toda la parafernalia que envuelve a los videojuegos (negocios, millones de dólares y una competencia tremenda entre las empresas dedicadas a este rubro), considero que el valor pedagógico de los juegos es un terreno fértil a explotar al máximo: no solo en cuanto a las ventajas para nuestro bienestar y para nuestro ser, sino a la hora de asimilar y aprender.

Sin dudas, los arcade, las consolas y los flippers trascienden a todo y arribaron al siglo XXI más recargados que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>