Jornada Mundial de la Juventud

La Jornada Mundial de la Juventud desde los ojos de un tucumano

Gonzalo Nacul fue el único voluntario tucumano en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se realizó en Cracovia a fines de julio. Conocé su historia


Más de 6 mil argentinos se hicieron cita en la ciudad polaca de Cracovia para vivir y sentir la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en julio pasado. 6 mil argentinos y un tucumano. Ese comprovinciano es Gonzalo Nacul, un joven oriundo de Concepción que comenzó este sueño en agosto del año pasado.

“Me llamó la contadora Luisa Di Carlo y me dice: ‘mirá Gonzalo ésta es una súper oportunidad para vos, inscribite’ y me pasó el link. Me inscribí así de onda”, cuenta. Al comienzo nadie creía que esta oportunidad, este sueño, pudiera ser posible: ni el protagonista, ni su familia. “Lo tiré en mi casa y me dijeron: ‘estás loco’”, relata Gonzalo entre risas.

Posteriormente se vinieron dos meses en los que la ausencia de respuestas aumentaron la sensación de que solo se trataba de un sueño. Hasta que la verdadera realidad golpeó fuerte un día de octubre: un mail le anunciaba que querían entrevistarlo por Skype. Y ahí todo cambió. “Mi mamá me dice: ‘bueno, ya está’”, dice Gonzalo. Conoció así a Ana, quien como coordinadora de los voluntarios internacionales charló con él en inglés sobre por qué quería participar, si formaba parte de algún movimiento aquí en Argentina y si había ido anteriormente a Europa y a una Jornada Mundial.

Después de este contacto, Gonzalo seguía pensando que aún faltaba para concretar su sueño: “Esos dos últimos puntos los veía que me tiraban para abajo, especialmente el hecho de no tener experiencia ni en Europa ni en la JMJ”. Pero la incertidumbre duró poco porque apenas dos días después otro mail le dio la buena noticia: “Nos vemos en Cracovia”.

A partir de ese momento, la vida de Gonzalo dio un vuelco. “Me fijé un objetivo y decidí aprovechar las fiestas y las vacaciones para poder juntar el dinero. Así nació esta aventura”, recuerda el joven.

En los meses previos a su partida, Gonzalo no se sintió nervioso o, mejor dicho, trataba de no pensar en eso. “En julio comencé a ponerme nervioso y más aún después de los festejos del Bicentenario: decía ‘viva la Patria’ y me voy a Cracovia”, dice.

—En ese contexto, ¿cómo viviste el Congreso Eucarístico?

—Ha sido un orgullo, yo participé como pelegrino los tres días. La verdad uno se sorprende de que Tucumán haya sido sede de algo tan grande y tan importante para toda la Argentina como un Congreso Eucarístico. La verdad que ver tanta gente reunida celebrando lo mismo fue una inyección de energía.


El comienzo de la travesía

El 12 de julio con una valija llena de ilusiones, Gonzalo partió hacia España. Llegó a Granada donde lo esperó un matrimonio que pertenece al movimiento “Consolación para el Mundo”, del cual es parte.

Luego siguió viaje hacia el Campamento “María Rosa Molas”, que es la Santa Patrona del movimiento, en Albacete. Posteriormente, volvió a Madrid para partir hacia Cracovia.

Como si fuera un viaje privado, el 90% de los pasajeros del avión se dirigían a la JMJ. “Ya se comenzaba a palpitar todo aunque no habíamos llegado aún a Cracovia”, dice.

Jornada Mundial de la Juventud

Gonzalo visitó el lugar donde nació San Juan Pablo II. Foto: Facebook

Ya en destino, Gonzalo se alojó en el centro “Juan Pablo II”. Polonia, explica, es el bastión del cristianismo en Europa con un 90% de población cristiana y un 80% de ellos practicante.

“La Jornada estaba organizada exclusivamente por jóvenes y para jóvenes. Los errores se iban solucionando sobre la marcha, pero era increíble”, relata.

Gonzalo formó parte del grupo de catequesis por lo que su labor era asistir al Obispo en esta tarea, acercándole todo lo que necesite. Estas clases se daban por la mañana en las parroquias donde estaban los pelegrinos.

En la Iglesia en donde colaboró Gonzalo, la mayoría de los fieles eran latinos por lo que todos los encuentros se impartieron en español. “Tratamos temas como la Misericordia, por ejemplo, junto a los Obispos de Panamá, México y España”, detalla.

—¿Cómo eran esos encuentros?

Se desarrollaban 20 minutos catequesis y otros 20 minutos de consultas por lo que los asistentes podían platearle al Obispo: “A mí me pasó tal cosa, ¿cómo reacciono ante esto” o “yo soy dirigente en mi parroquia y me plantearon esto, ¿qué hago?”.

Jornada Mundial de la Juventud

Foto: Facebook Gonzalo Nacul

Otros de los puntos más importantes fue la participación del Papa Francisco, la cual estuvo limitada por los rumores de atentados terroristas. “La seguridad fue increíble, con 20 mil efectivos policiales. Los chicos que habían ido a Río de Janeiro me comentaban que nada que ver la organización en este sentido”, comenta Gonzalo.

Sin embargo, Francisco pudo hacer un cierre con una misa en la que la emoción se apoderó de todo. Gonzalo relata la escena de esta manera: “Él tenía cinco hojas escritas en polaco y entonces empezó a leer. Debe haber ido por el segundo renglón cuando soltó las hojas y dijo: ‘bueno el arzobispo ya se encargará de publicarlas en su momento, ¿quieren que hablen en español?’ y todos empezaron a gritar: siii. Fue increíble”.

“Para ser esperanza del futuro primero tenemos que tener memoria de nuestro pasado y recordar nuestras raíces. Tenemos que tener mucho coraje y valentía en el presente”, fue el mensaje final del Papa Francisco.


—¿Y ahora que esperás para el futuro?

Bueno hay mucha gente en Facebook que me agregó y me preguntó por mail como es todo esto. Así que cuando se abran los plazos nuevamente o se dé otra oportunidad similar, yo lo estaré publicando en Facebook para que más personas se enteren y yo no vuelva a hacer el único voluntario. Y no tan solo para Panamá, sino también para participar de algún grupo de aquí de Tucumán que hay varios. Hay que movilizarse y comprometerse en eso.

Jornada Mundial de la Juventud

Foto: Facebook Gonzalo Nacul

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>