Hollywood: entre rollos de cine y política internacional

Hollywood: tierra añorada por los principales aspirantes a hacer del cine no solamente por su pasión, sino también para su desarrollo personal y económico. A partir de esta definición, se han desglosado diversos puntos de vista y posturas que repercutieron en todos los sitios web e incluso en las redes sociales.

“La Pasión de Cristo”, film dirigido por Mel Gibson y protagonizado por Jim Caviezel generó un revuelo y una polémica en la máxima industria cinematográfica mundial. ¡Claro! el objetivo del actor de Arma Mortal era impactar y dejar un sello. ¡Vaya si lo hizo!. Luego de que la película llegó a un sinfín de personas a nivel mundial, la opinión pública internacional y los medios de comunicación pusieron en el tapete la cuestión religiosa. 

Todo comenzó con la declaración de rabinos, quienes afirmaban que les había parecido fuerte la película (pero no sabían -o tal vez sí- que Gibson quería generar un revuelo en tierras hollywoodenses). Misma situación le ocurrió a la talentosa actriz Natalie Portman cuando quiso filmar una película en Jerusalén y fue resistida por los vecinos de aquel país. Incluso muchos afirmaban que ella no era bienvenida a tierras israelitas.

Otro caso paradigmático y que abre el juego a pensar que el cine tiene mucha injerencia en lo político-religioso e incluso empresarial fue el tema Israel-Palestina. Este tópico que todavía sigue generando un estudio minucioso en las Relaciones Internacionales, más que nada dentro de la disciplina, visibilizó las opiniones, por citar ejemplos, de Penelope Cruz y Javier Bardem quienes se habían manifestado a favor de Palestina. Esto hizo que no fueran contratados por ningún director de Hollywood y que a la vez el polémico actor australiano Mel Gibson permaneciera proscrito. Proscripción que intenta levantar, aún en la actualidad, Robert Downey Jr (quiere que Mel esté en la próxima película de Iron Man) y que la industria cinematográfica más importante del mundo todavía no se pronunció.

Por otro lado, Meryl Streep, en un discurso inspirador y con muchas cosas valiosas para extraer, “chocó” sus fuerzas contra el empresario multimillonario, ahora elegido presidente, Donald Trump. Streep habló en nombre de todo el Sindicato de Actores y manifestó varios conceptos importantes: diversidad cultural y periodismo independiente. Ambas palabras fueron inmediatamente amalgamadas al imaginario social y a aquellos periodistas que se sintieron discriminados por Trump por el solo hecho de ser latinos.

Estos ejemplos no hacen más que afirmar y respaldar que la Política Internacional ha cobrado notoriedad en la agenda artística, principalmente en Hollywood. Por eso, Hollywood se encuentra entre rollos de cine y la política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>