El proyecto de la Gran Albania revive

Un partido de fútbol fue la mecha que reavivó el incendio de tensiones que van más allá de la política. Conocé que hay detrás del conflicto entre Albania y Serbia por Kosovo.

Todos pensaron que el conflicto balcánico había terminado con la disolución de Yugoslavia en la década del 90. No fue nada sencillo ya que, aparte de las dificultades económicas y políticas, éste fue un embate étnico-cultural: los bosnios eran musulmanes, los croatas y eslovenos profesaban la religión católica apostólica romana, mientras que Serbia y Montenegro se identificaban con el catolicismo ortodoxo. Dicha conjunción de creencias provocó una lucha -una gresca- que parecía no tener fin.

En un primer momento, esta región había encontrado el equilibrio cuando Josip Broz Tito -conocido como el Mariscal Tito- asumió el poder y creó la República Federal de Yugoslavia (manejada a través un órgano legislativo y ejecutivo). Su principal finalidad era respetar la autonomía de cada pueblo y establecer la igualdad de los derechos. Cuando Tito murió, dejó acéfalo el gobierno central de Yugoslavia y los problemas se agravaron. Asumió el poder Slobodan Milosevic, quien encabezó el proceso denominado “la Gran Serbia” (limpieza racial y étnica de todas aquellas personas que no fueran serbias). Hubo violación a los DDHH, maltrato, violaciones a mujeres, asesinatos, decapitaciones y represión sistemática, lo que representaba sin dudas un escenario cruel y sanguinario. Así comenzaron los distintos conflictos: primero la autoproclamada independencia de Eslovenia, luego la guerra de Croacia y, posteriormente, la de Bosnia-Herzegovina.

Parecía que toda disputa había terminado en 1995 cuando, después de bombardeos de la OTAN sobre posiciones Serbias, se firmó la paz en Dayton, Estados Unidos. Pero la región siguió convulsionada: en 2006 Montenegro se separó de Serbia y en 2008 Kosovo -una provincia Serbia- proclamó su independencia de Belgrado (situación que aún divide a la Comunidad Internacional -entre aquellos que lo reconocen y los que no lo aceptan como Estado-).

Fuente: archivo de google

Fuente: archivo de google

El caso de Albania

Albania es una nación europea ubicada en la región balcánica, cercana a Grecia. Este país

Fuente: diario El Pais

Fuente: diario El Pais

todavía mantiene como religión oficial el islam. Su población es netamente musulmana y también es conocida porque, últimamente, el Papa Francisco visitó Tirana -su capital- para homenajear a la Madre Teresa de Calcuta. En la actualidad se reavivó, a raíz de un partido de fútbol disputado el año pasado, el proyecto que se denominó la “Gran Albania”. El cotejo disputado entre Albania y Serbia con vistas a la clasificación de la Eurocopa 2016 venía bien, hasta que un dron sobrevoló el campo de juego con una gigantesca bandera que representaba la “Gran Albania”. La problemática estalló y tomó cuerpo cuando un jugador serbio recogió la bandera y la arrojó cerca de un banderín. También en marzo de este año se produjo un incidente en un partido disputado por dos equipos albaneses: el Apolonia y el Tirana. Un fanático ingresó al estadio con una bandera de Albania y se colocó entre el arquero serbio de Apolonia, Vilson Cakovic, y un jugador rival que se proponía patear un penal. La reacción del portero fue inesperada: le arrebató violentamente la bandera y ésto provocó la ira de los jugadores albaneses de su mismo equipo. Para calmar las aguas, el técnico del Apolonia tuvo que sustiur a Cakovic por un jugador albanés.

Indudablemente el estado de ebullición alcanzado en estos dos ejemplos sirve como disparador para debatir la disputa entre Albania y Serbia por una región en particular: Kosovo.

A comienzos del siglo XX, Albania pertenecía al Imperio Turco-Otomano. Sin embargo, desde 1908 los albaneses comenzaron a luchar por su independencia. Los turcos cedieron a esta petición el 28 de noviembre de 1912 y un acuerdo propiciado por Austria-Hungría e Italia estableció las fronteras de este nuevo estado: perdió la región de Kosovo -que fue cedida a Serbia- y Chameria -que pasó a ser administrada por Grecia-.

Como ya mencionamos anteriormente, Kosovo se independizó de Serbia en 2008, lo que

Fuente: archivo de google

Fuente: archivo de google

aumentó aún más la tensión entre Belgrado y Tirana. Ahora bien, si no fuera por el Ejercito de Liberación Kosovar (organización albano-kosovar), esta región nunca se podría haber desprendido de Serbia. Entonces, el punto de conflicto entre Albania y Serbia es que el estado albanés pretende anexar (no exactamente lo que hizo Rusia) Kosovo al tener una población predominantemente albano-kosovar (el 80%, mientras que apenas el 10% son serbios-kosovares). Este planteo obliga a explicar el concepto de la “Gran Albania”, es decir, recuperar todos esos territorios que cuentan con mayoría albanesa y que les fueron arrebatados a principios del siglo pasado. Esta idea nació en el seno de la extrema derecha albanesa, actualmente representada por la Alianza Rojinera (ARN), cuyo líder es el jurista Kreshnik Spahiu. Este partido político propuso que se reavive la identidad albanesa en la zona balcánica para elevar el nacionalismo y que sus ideas tengan fundamento.

Lo cierto es que Albania fue un espectador de lujo con respecto al proceso histórico y político de Yugoslavia y aún hoy sufre las consecuencias. Por eso debemos reflexionar los hechos del pasado para entender, incluso, lo que a simple vista parece un incidente de un partido de fútbol.

Fuentes:

Editora: Jessica Eliana Petrino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>