El café de la actualidad: René Gerónimo Favaloro

Esta semana fue especial. No fue como cualquier otro día, más allá de la habitual y cansadora información que siempre dice presente y los políticos que aparecen en la televisión dando a conocer sus proyectos y sus propuestas para toda la ciudadanía política. La actualidad de los medios de comunicación necesitaba un parate y reflexionar sobre la creación de la técnica del Bypass. Este tipo de acontecimientos sirve para leer, ahondar, profundizar y, sobre todo, valorar y poner en lo alto la figura de René Gerónimo Favaloro. Su vida no se resume en aquel fatídico 29 de julio de 2000 cuando decidió acabar con su vida, de ninguna manera. Esto va más allá.

Este profesional de la salud trascendió su ámbito para dejar un término que es vital en la pedagogía y en la educación: el humanismo. Favaloro entendió más que nadie que el profesional, sea cual fuese la rama, debía educar y brindarle un aporte a la sociedad. Él entendía que todos somos educadores y la verdad es que no estaba errado.

Sanmartiniano de pura cepa, hombre arraigado a la historia argentina (el mismo manifestó que era su afición preferida cuando buscaba alejarse del plano medicinal). a René Favaloro le sobrabra pedagogía y sobre todo dedicación hacia la camada de los futuros profesionales de la medicina. He allí la humildad y el humanismo. Se estarán preguntando la razón por la que se insiste tanto con este concepto en la realidad educativa. Y la verdad es que este término se refiere a la ética ya que habla claramente de las persona, de sus valores y lo que ello implica su labor profesional.

El sanatorio ubicado en Cleveland fue el lugar donde se vio nacer la técnica del bypass de un argentino que revolucionó el mundo y que no tenía su merecido homenaje. Favaloro, a partir de esta invención y entre otras cosas que hizo, dejó un legado que fue rápidamente tomado por Facundo Manes.

El talentoso médico neurólogo se dedica a la investigación de la neurociencia como tal, trabaja en lugares con profesionales no sólo de Argentina, sino de otros países del mundo buscando que la neurociencia crezca a pasos agigantados. Sin embargo, y emulando al genio del bypass, Manes se dirige más allá y se ha ganado un lugar en los medios de comunicación y obtuvo una imagen altamente positiva por parte de la opinión pública argentina. Manes viaja por todo el país para dar a conocer los beneficios de la neurociencia para combatir enfermedades como el Alzheimer, demencia cenil, entre otras. El profesional oriundo de Salto insiste en que las personas no se deben jubilar jamás en términos intelectuales, habla de una sociedad del conocimiento, de cuidar el cerebro de los ciudadanos, de impulsar la creatividad, de contribuir al bien común, de impulsar la educación y que esté afianzada en valores intocables e inviolables.

En una entrevista con Alejandro Fantino, Manes brindó conceptos importantes de la educación en Finlandia, en Inglaterra y en Estados Unidos. La conclusión fue que para cambiar la realidad educativa del país debe haber una modificación del plano cultural. En Finlandia los alumnos participan activamente junto con el docente en la planificación de las clases y en las investigaciones extracurriculares, sumado a que en aquel país los docentes promueven la discusión bien entendida, fomentando el pensamiento crítico de los alumnos en un ambiente sano. El núcleo de la cuestión es que Manes quiere cambios profundo, pero sabe que es un proceso. A pesar de eso, el optimismo, la dedicación y la pasión sobresalen en el horizonte que maneja Facundo Manes.

René Gerónimo Favaloro se puede quedar tranquilo. Él no murió en vano. Dejó un legado que los argentinos deben leer, inmiscuirse y reflexionar porque todavía hay mucho por hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>