El cafe de la actualidad: Manuel Belgrano

La figura de Manuel Belgrano en la historia argentina es incuestionable no sólo porque participó en las grandes proezas patrias y en la Primera Junta de Gobierno que significó el primer paso para independizarse de España, sino porque dejó un legado de construcción identitaria en la ciudadanía y en la actual comunidad política. En ese momento, el mundo era dominado por las potencias marítimas de primer nivel como España, Portugal e Inglaterra que ejercían influencias en el comercio y apelaban a una herramienta conocida en el ámbito de las Relaciones Internacionales: la geopolítica. 

Manuel Belgrano fue más que un abogado, fue más que un letrado que quiso resolver las cuestiones de Estado a través de libros o de pensamientos intelectuales que despertaban el deleite de algunos sectores de la aristocracia. Manuel Belgrano fue alguien que luchó por la Patria que no es otra cosa que el bien común, a través de su conexión con las ideas de la Revolucion Francesa en Salamanca. Belgrano entendió que los principios de libertad, igualdad y fraternidad podían encarnarse en la situación política y social del Virreinato del Río de La Plata, sin embargo tuvo que lidiar no solamente con los enemigos del exterior, sino también con los enemigos internos que se hacían pasar por colaboradores del gran proyecto de los Padres de la Patria y luego, en realidad, eran conspiradores que trabajaban para las potencias que buscaban inmiscuirse en los asuntos internos de las distintas jurisdicciones políticas que pertenecían a la Corona española. 

El abrazo en la Posta de Yatasto con el general José Francisco de San Martín dejó en claro el cansancio, la dedicación, el liderazgo, el convencimiento y el pensamiento americanista de Manuel Belgrano. Muchos pensaban que los realistas iban a salirse con las suyas, pero San Martín (formado en el regimiento de Murcia y un hombre experimentado en el terreno militar europeo) continuó al mando del Ejercito del Norte para ver cumplida su máxima obra épica y libertadora en las batallas de Suipacha, Cancha Rayada y en la contienda de Chacabuco. 

Manuel Belgrano fue un ejemplo cabal de que la educación sumado a valores y a un sentido de pertenencia pueden ayudar a construir ciudadanos ejemplares que hagan de Argentina una nación solidificada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>