Bolívar y San Martín: ¿El pensamiento americanista puede aplicarse hoy?

En estos días se habló mucho sobre la Vuelta de Obligado, el papel de Juan Manuel de Rosas en la historia argentina (un personaje complejo si los hay y que no se debe juzgar bajo la luz de un solo punto de vista) y el hecho de que San Martín le delegó su sable a una persona que defendió, con suficiente hidalguía, el bloqueo anglo-francés del que fue víctima nuestro territorio argentino. Incluso hay quienes cuestionaron el accionar del general, dejando entrever una complicidad con el gobierno del Restaurador de las leyes ( párrafo aparte analizar las facultades extraordinarias y la suma del poder público).

  En una geopolítica actual, donde vemos con más frecuencia el ascenso de nuevas derechas estadistas, nos preguntamos qué está sucediendo en el mundo y más cuando vemos que en América está surgiendo lo mismo. Atrás quedaron pareciera los pensamientos de los dos excluyentes libertadores de América Don Simón y Don José.

La historia nos muestra como personas muy idénticas, habrá que decir que no fueron tan parecidos, pero si compartían ideales que muchos gobiernos progresistas que duraron hasta hace poco enarbolaban.  Ambos luchaban por una cuestión clave: la libertad, dicha libertad debería traer como consecuencia la Patria grande, toda una América unida y prospera. Qué paradoja cuando hoy en día los nuevos gobiernos latinoamericanos (a excepción de Maduro) exigen más de las financieras e “inversiones” extranjeras. Otra cuestión de la que muy poco se conoce es que ambos pregonaban crear leyes propias y no copiar las extranjeras, pues cada sociedad posee su propia cultura e idiosincrasia y sobre todo poner todos los recursos del estado posible a la educación y la moralidad. Ambos querían una América fuerte, justa y libre, respetando la autoridad política y que dicha autoridad busque la unión de los americanos para poder tener una economía fuerte (sin aranceles en aquella época) una política coherente, unida y una sociedad justa y moral.

  Si se preguntan si puede llevarse a cabo hoy en día, con toda la fluidez con la que nos invade la globalización, podría decirse que si, aunque suene romántico. Solo que los nuevos gobiernos de tecno-derechas según Chomsky, argumentando con dos cuestiones han llegado al poder: el desempleo y la inseguridad (narcotráfico como amenaza transnacional). Estos nuevos gobiernos plantean la necesidad primero de abrirse a el mundo (y no entre hermanos latinoamericanos) para activar según ellos la economía, segundo, no recibir a extranjeros de países hermanos ya que según sus ideas estos fomentan la ociosidad y la delincuencia en el estado que los acoje. Y que estos extranjeros hermanos por llamarlos así contagian en altos números la acción de delinquir, como si fueran ellos los culpables. Y tercero que son estos mismos extranjeros (sobre todo bolivianos y paraguayos) los que “roban” la fuente de trabajo legitima de los nativos, sumándole a el prejuicio narco que pesa sobre colombianos y mexicanos.

Podemos cerrar diciendo que estos nuevos actores políticos desconocen nuestra historia americana, una historia que siempre enarbolo la unión y el progreso entre hermanos. A simple y humilde opinión se puede crecer en materia económica realizando grandes convenios sudamericanos como se dieron hace diez años entre Argentina-Brasil, Argentina-Venezuela, solo por citar ejemplos. Políticamente bajos gobiernos progresistas se pudo plantear hace diez años también una férrea independencia económica sobre las grandes potencias, ya que al no necesitar de sus créditos consecuentemente no intervendrán en políticas restrictivas que tanto sufrió Latinoamérica. Y por último social y culturalmente debemos abrazar a nuestro hermanos (como aquel abrazo en Guayaquil entre San Martin y Bolívar) no prejuzgarlo ni etiquetarlo, América del Sur es grande y hay oportunidades para todos. Creo que hoy en día estos dos ilustres personajes históricos esperan con ansias el retorno a la política progresista de hace diez años, porque será evocar su pensamiento histórico-americano.

Profesor de Historia: Martin Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>