Atlético Tucumán sucumbió ante el “Pincha” platense

En el estadio Monumental José Fierro se pudo apreciar a dos contrincantes que, en los primeros minutos, se estudiaron futbolística y tácticamente. Juan Manuel Azconzábal presentó el esquema táctico 4-4-2 con Luis Miguel Rodríguez y Cristian Menéndez como referentes en la ofensiva, Nery Leyes como único mediocampista central y Bruno Bianchi como “ladero” de la retaguardia defensiva decana. 

Estudiantes apostó a un esquema, realmente, ordenado desde todo punto de vista y conformado por jugadores con claras habilidades de marcaje: Rodrigo Braña, Santiago Ascacibar, Gabriel Graciani y Carlos Auzqui (este último con más prestancia al ataque). Estos jugadores conformaron la “Doctrina de la Contención de Nelson Vivas” que resultó clave en la trama del partido.

En los primeros minutos, ambos equipos no generaron muchas opciones de gol, sino que predominó un cierto orden táctico tanto de Estudiantes como de Atlético Tucumán. Esto hizo presagiar e intuir que la lucha sin cuartel se iba a desatar en el mediocampo. De hecho, los teóricos del fútbol consignan en sus manuales que aquel equipo que domine “el corazón del mediocampo”, “conquistará” y desarmará a su rival. La materialización de estos fundamentos teóricos se iban a plasmar en el complemento.

El primer tiempo representó el momento de los batacazos: a los 20 minutos, el Pulga tuvo una opción clara para gritar el primer gol del encuentro, pero pasó arriba del arco escoltado por el guardameta, Mariano Andújar. La sorpresa llegó cuando, producto de una desinteligencia en defensa, Estudiantes vio su primer gol a los 31 minutos del primer tiempo, de la mano de Carlos Auzqui. Los murmullos comenzaron a desfilar por 25 de Mayo y Chile.

A decir verdad, Atlético Tucumán, en el transcurso del primer tiempo, tuvo pocas variantes para la generación de situaciones de peligro en el arco contrario. De hecho, ni Lucas Villalba, ni mucho menos Leonel Di Plácido se mostraron como alternativas para desbordar y crear iniciativas para sofocar a Estudiantes. Es por eso que ,en el Monumental, ya empezaron a extrañar el despliegue y la hidalguía de Nicolás Romat (hoy en Huracán) y de Mauricio Rosales (no jugó por una cláusula del “Pincha).

Sin embargo, como todo tablero ajedrecístico deportivo, Atlético Tucumán  manifestó una reacción, que se tradujo en jugadas, pero que siempre terminó en las manos de Mariano Andújar. Es cierto que Estudiantes venía herido, tal como lo expresó en la zona mixta su técnico, Nelson Vivas. Ese fue su talismán para aprovechar todas las oportunidades que se presentaron y que fueron enviadas al fondo del arco por Carlos Auzqui. El segundo gol vino a los 8 minutos del segundo tiempo, producto de un error infantil de Bruno Bianchi. La escuadra decana siguió intentando, por lo que tuvo jugadas para marcar el descuento (la de Menéndez a los 17 del segundo tiempo). 

“El juego se perdió por detalles”, manifestó el “Vasco Azconzábal. ¡Y sí! por ahí pasó la clave del encuentro; Estudiantes fue más claro que Atlético en el manejo de balón, es decir que tuvo criterio con la esférica.

Lo que deberá mejorar Atlético es en la búsqueda de un jugador capaz de erigirse como un revulsivo y pueda ser una máquina de asistir y abastecer al “Pulga” Rodríguez y a Cristian Menéndez. La próxima fecha será el turno de enfrentar a Newell´s Old Boys en el estadio Marcelo Bielsa.

Fuente: Vavel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>