A cien años, el genocidio armenio sigue causando polémica

Un hecho histórico, varias versiones, dos palabras: genocidio armenio. Desde comienzos de este mes se viene hablando de este tema –con mucha polémica, por cierto-. Y nos para menos teniendo en cuenta que este 24 de abril se conmemoró el aniversario número 100 del que, según el Papa Francisco, “fue el primer genocidio del siglo xx”.

Más allá del tiempo transcurrido, aún hoy sigue generando consecuencias políticas en el mundo: Armenia y Turquía todavía no han reanudado sus relaciones diplomáticas, el gobierno turco retiró sus embajadores del Vaticano después del pronunciamiento del Papa sobre el tema y Rusia presente en los festejos hace pensar de los aliados con los que cuenta el gobierno armenio en el tablero mundial.

Armenia en la actualidad. Fuente: google

Armenia en la actualidad. Fuente: google

Los hechos

El Imperio Otomano, que había vivido su época de esplendor entre los siglos XVI y XVII, entró al 1900 con una decadencia marcada. La crisis económica, sumada  a la gran pérdida de territorios a manos de las potencias europeas, produjo que miles de musulmanes tuvieran que refugiarse en Anatolia. Estos ingredientes dieron como resultado un nacionalismo turco exacerbado y un odio hacia los cristianos que los habían expulsado de los Balcanes, Crimea y el Cáucaso.

Peregrinaje de niños / Fuente: archivo de google

Peregrinaje de niños / Fuente: archivo de google

Este Imperio debilitado ingresó en la Primera Guerra Mundial, junto a Alemania y al Imperio Austro-Húngaro, y su derrota fue el puntapié inicial para todo un conjunto de problemas que terminó con su disolución. El gobierno –comandado por un triunvirato de nacionalistas turcos- culpó a los armenios de complicidad con las tropas rusas. Es así como el 24 de abril de 1915 unos 250 intelectuales y líderes armenios de Estambul fueron detenidos y deportados a Ankara, donde fueron finalmente ejecutados. Aquí comenzaba toda una serie de maltratos, deportaciones y asesinatos. Después de obligar a los soldados armenios a deponer las armas, comenzaron las deportaciones. La mayoría de los hombres fueron separados de sus familias y ejecutados. Los que lograron sobrevivir emprendieron un largo peregrinaje hacia los desiertos de Siria e Irak. No fue un camino sencillo, ya que sumado a los problemas básicos como alimentos, tuvieron que sufrir los ataques de grupos kurdos, turcomanos y circasianos, que además de despojarles de sus pertenencias, raptaban a las jóvenes para violarlas o tomarlas como esposas. 

Un autor persa, Mohammad Ali Jamalzadeh, fue testigo de la llegada de armenios a Irak y escribió en un diario sus percepciones. La BBC recuperó estos archivos y los muestra en este interesante vídeo.http://www.bbc.co.uk/mundo/video_fotos/2015/04/150423_video_animacion_genocidio_armenio_?ocid=socialflow_facebook

Un autor persa, Mohammad Ali Jamalzadeh, fue testigo de la llegada de armenios a Irak y escribió en un diario sus percepciones. La BBC recuperó estos archivos y los muestra en este interesante vídeo.

Después de la finalización de la Primera Guerra Mundial, los Estados vencedores presionaron al gobierno turco para que juzgase a los culpables de las deportaciones armenias. Sin embargo, había un vacío legal sobre este tema en las legislaciones de la época y el posterior desmembramiento del Imperio Otomano hizo que las potencias perdieran el interés.

En 1919, y ante la falta de respuestas, los armenios decidieron tomar la cuestión en sus manos y lanzaron lo que se denominó como operación “Némesis” –en honor a la diosa griega de la justicia y la venganza-. Según consiga el diario El País:  “en espacio de tres años, los principales responsables políticos de la penuria de los armenios fueron cayendo bajo las balas de los pistoleros armenios, entre otros, el ministro de Interior Talat Pachá, en Berlín; el Gran Visir Said Halim, en Roma, y el gobernador de Siria, Cemal Pachá en Tbilisi. Enver Pachá, otro de los responsables, moriría luchando contra los soviéticos en Asia Central”.

Las cifras y las definiciones

Los números varían según la fuente que analicemos: el gobierno armenio habla del fallecimiento de alrededor de 1,5 millones de personas. Mientras que el Ministerio de Interior Otomano contabiliza 800 mil armenios muertos. Por su parte, los nacionalistas turcos hablan de una cifra cercana a los 300 mil.

Lo cierto es que las estadísticas van de la mano de la “polémica” definición de este acontecimiento: ¿fue un genocidio? El artículo número dos de la Convención sobre Genocidio de 1948, de la Organización de Naciones Unidas, describe genocidio como las acciones llevadas a cabo con la intención de “destruir, total o parcialmente, una nación, una etnia, raza o grupo religioso”.

El mapa de los aliados / Fuente: El País

El mapa de los aliados / Fuente: El País

El problema es que si bien las autoridades turcas reconocen que se cometieron abusos contra los armenios, fundamentan que no hubo un plan de eliminación sistemático como para rotular a estas matanzas como “genocidios”. Incluso el mundo está dividido en esta cuestión: solamente 23 países reconocen este hecho como genocidio –entre ellos Rusia, la mitad de miembros de la Unión Europea y varios estados latinoamericanos como Argentina, Uruguay, Chile, Bolivia y Venezuela-. Washington no se ha pronunciado al respecto, posiblemente para no provocar la ira de Turquía, uno de sus principales aliados en Medio Oriente.

El historiador armenio, Ara Sarafian, explicó en una entrevista en para el diario“El País: “Genocidio es una palabra técnica, pero tanto desde el punto de vista legal como del histórico probablemente se trató de un genocidio, porque más de un millón de personas fue exterminado mientras estaba bajo custodia del Estado. Mi posición está basada en los archivos otomanos. Los armenios vivían repartidos en unos 2.400 lugares de todo el territorio otomano y prácticamente todas estas comunidades fueron atacadas y destruidas sistemáticamente, con excepción de Estambul y Esmirna. Y fue un genocidio porque se destruyó completamente el tejido social de las comunidades armenias de manera que jamás pudiesen volver a resurgir como entidades sociales.”

El papa Francisco ofició una misa, el pasado domingo 12, en honor a los mártires

Fuente: EFE

Fuente: EFE

armenios, con la presencia del patriarca de la iglesia, Karekin II, y otras autoridades de este país. Allí afirmó: “La humanidad vivió tres grandes tragedias inauditas, la primera, la que generalmente es considerada como el primer genocidio del siglo XX, golpeó a vuestro pueblo armenio, primera nación cristiana, junto a sirios católicos y ortodoxos, asirios, caldeos y griegos”.

A las pocas horas –y como se esperaba- el gobierno turco salió al cruce con polémicas declaraciones. El actual presidente turco, Recep Erdogan, lanzó una dura advertencia: “Condeno al Papa y quiero advertirle. Espero que no vuelva a cometer un error de este tipo” y agregó: “cuando los políticos y los religiosos asumen el trabajo de historiadores, no dicen verdades, sino estupideces”. Posteriormente, decidió retirar a sus embajadores del Vaticano, en una clara  muestra de desacuerdo.

Conclusión

Como vemos, si bien estos lamentables hechos ocurrieron ya hace cien años todavía tienen una fuerte influencia en la geopolítica mundial. Turquía y Armenia firmaron un acuerdo en octubre de 2009 para el restablecimiento de relaciones diplomáticas y la reapertura de su frontera común. Sin embargo, este tratado tiene que ser ratificado por los parlamentos de ambos países y esto aún no ocurrió. Con toda la atención que acaparó Armenia en este último mes, es poco probable que esto suceda en el corto plazo.

Por otro lado, Vladimir Putin estuvo presente en el acto conmemorativo realizado en Ereván en una clara búsqueda de posicionar a Rusia en el Cáucaso. No olvidemos que Armenia fue parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y que el gobierno de Putin tiene conflictos con algunos de sus vecinos como Georgia, por lo que no es raro que quiera ganarse la simpatía de los armenios. Del otro lado tenemos a Estados Unidos que prefiere mantenerse al margen, ya que tanto los turcos como los kurdos son sus principales aliados en la lucha contra el ISIS.

Un hecho histórico, varias versiones, dos palabras. Seguramente, el genocidio armenio seguirá tejiendo los entretelones de esta zona por algún tiempo más.

Fuentes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>